Peluca (actualización)

Como os conozco bien, queridos lectores, sé que esta breve entrada os va a gustar.

Verónika ha venido hoy a la oficina hecha un brazo de mar. Parecía una Jennifer Hudson algo más talludita. Ya no iba enseñando el cartón, bajo el pelo ése ralo y feo que llevaba la pobre los últimos días, mientras su “unit” era limpiada a fondo. La gran sorpresa es que no traía la peluca con las mechas a lo Beyoncé, sino otra, también lisa, también ondulada y de media melena pero negra como su color natural de pelo. De nuevo me he mordido la lengua para no decirle algo inconveniente o fuera de tono (recordemos: es la jefa de seguridad de la oficina) pero sí he articulado a decirle que estaba muy guapa. Se ha puesto contentísima. Me daban ganas de pedirle que berrease R-E-S-P-E-C-T! Si llega a cantar, le hago los coros y la coreografía.

No le he pillado ninguna conversación. Y mira que lo he intentado, pegando la hebra tanto como he podido. Pero nada, me he quedado sin saber el origen de esta “unit”, ni qué ha pasado con la otra. De verdad me interesa, porque he llegado a la conclusión de que en realidad podría ser la misma peluca, teñida y peinada de otro modo. No voy a poder dormir esta noche pensando en ello.

En fin. Al menos tengo a Michelle. Tengo que reconocer que soy fan a morir de Michelle Obama. Es más fácil que de su marido, ella no se desgasta con el poder, mandando tropas a Afganistán o peleándose con la Fox. Los últimos días se ha dedicado al hula-hoop.

Qué bien se le da a la tía. Yo jamás he sabido hacerlo. Pero sí saltaba muy bien a la comba, mejor que ella, desde luego. Me encantaría ir a una de esas fiestas en la Casa Blanca, coño. Si es que es casi perfecta, sólo le falta el afro.

michelle_obama_hairNo sigo, que ya he dicho que este blog es serio y la cabra no siempre tira al monte, aunque genere comentarios. Listillos.

Anuncios

About this entry