Interludio Blaxploitation


Hace unos años, por algún extraño motivo, tuve una etapa Blaxploitation, el género cinematográfico que se inaugura a principios de la década de los 70 con “Shaft”, que describe fundamentalmente de historias del hampa, de tráficos y crímenes diversos, y cuyos personajes principales son negros. Figuran personajes fascinantes de nombres fabulosos, como el propio Shaft, Cleopatra Jones, Super Fly, Blacula (el Dracula negro), Foxy Brown o Sugar Hill. Mi película favorita de Quentin Tarantino, Jackie Brown, rinde homenaje al género, que se distinguía además por incluir en las bandas sonoras autenticas joyas del Soul escritas por Isac Hayes, Bobby Womack o Curtis Mayfield.

Como todos los géneros que tienen éxito, por mucho que sea entre un segmento limitado del público, el Blaxploitation cayó en las manos de los estudios de Hollywood, que exprimieron la gallina de los huevos de oro. En menos de 5 años ya se estaban haciendo secuelas de todo tipo (Cleopatra Jones y el Casino de oro, Shaft 2, 3, 4 y las que hiciera falta) o subproductos tipo “Dr. Black & Mr. Hyde” o “Black Shampoo”, una versión “negra” de la película de Warren Beatty y Julie Christie. Todos sabemos que ése es el mejor camino para acelerar el final de un invento interesante.

Precisamente a una de estas secuelas, “Shaft in Africa”, pertenece la canción cuyo video (casero) encabeza esta entrada. Los Four Tops cantan “Are you man enough”, que es una maravilla de composición, arreglos e interpretación.

Lo más interesante de esta película, que vi en aquella época de fruición por este sub-género y que trata del tráfico de esclavos africanos en Europa y Estados Unidos en plenos años 70, es, además del palmito de Richard Roundtree (que a mí, al menos, me encanta), que está filmada en… Madrid. Los blancos malos tienen su centro de operaciones supuestamente en París, pero reconocí de inmediato la calle Serrano en una escena del principio, en que van circulando en coche. Toda la escena final, la de la liberación de los esclavos africanos ocurre en el jardín y el palacete del Capricho. Por cierto, que le hacen un desaguisado al palacio cosa mala, estrellando el coche contra las escaleras de entrada y con el estallido de una bomba y todo. En el tráiler de la película, que pongo al final, se ve parte de la secuencia. Han pasado más de 35 años desde que se filmo la película, y el palacete aún no ha sido restaurado. El jardín, afortunadamente, sí lo ha sido, y merece mucho la pena. Total.

Anuncios

About this entry