Cine

Se acercan los Oscars. Es todo un poco absurdo, nos volvemos locos pensando quien va a ganar cada premio, nos alegramos si nuestra peli o actriz favorita ganan y nos molesta que gane una petardada. Pero así somos, mucho criticar la cultura estadounidense pero de un modo o de otro reconocemos que sus premios, sobre todo en el ámbito cinematográfico, son los que de verdad cuentan. Por primera vez tengo la suerte de haber visto, con dos excepciones (“The Blind Side” y “District 9”), todas las películas nominadas, que en esta ocasión son diez.

Pero antes de lanzarme a hablar de favoritos y pronósticos (como nos gustan las listas a los blogueros, ¿verdad?), me detengo en el cine de la ultima época. Aunque la primera década del siglo para mí es la edad de oro de la televisión, se ha hecho buen cine, en Estados Unidos y en Europa. He encontrado este video estupendo en vimeo que hace un corta y pega de varias escenas de películas de la primera década del siglo. No está nada mal, la musiquita tampoco.

the films of the 2000s from Paul Proulx on Vimeo.

Salen algunas de mis películas favoritas, pero no muchas, la verdad. Lo que más me ha gustado del cine de los “Noughties” han sido dos cosas. Por una parte, el regreso del cine político, que parecía desaparecido. Me da la impresión además de que va a continuar, hay películas de factura bélica, como “The Hurt Locker”, que en realidad encajan bien en esta categoría. “Syriana”, “Michael Clayton”, “Munich”, “Good night and good luck”, son buenos ejemplos de este renacer. Cuánto George Clooney, por cierto. La segunda categoría que, en mi opinión, merece ser destacada, es el cine de animación. Imagino las cejas de los cine-puristas (que abundan entre mis lectores) arqueándose al leer esto. Algunas de las mejores películas de los últimos 10 años, como “The Incredibles”, “Finding Nemo”, “The Corpse Bride”, “Up”, “Coraline”, “Wall-E”, son de animación. Y casi todas ellas llevan el sello Pixar. Mención especial para las películas no tanto de temática homosexual como aquéllas que hacen del “armario” su tema central. “Brokeback Mountain” debería estar a la cabeza de mis favoritas, pero aun siendo una película maravillosa no tuvo en mí el efecto que tuvo la historia de E Annie Proulx, en la que está basada, cuando la leí. Antes que Brokeback tuvimos “Far from Heaven”, con Jullianne Moore en estado de gracia. Y recientemente, también con la Moore, “A single man”. Las tres cintas tienen en su centro el armario homosexual, las tres muestran que es un camino que nadie elige, sino que nos es impuesto por la sociedad y sus convenciones. Los que hemos estado dentro lo sabemos bien.

También puedo decir lo que no me ha gustado del cine de los diez últimos años. Superhéroes, precuelas, secuelas. Qué hartazgo. Reconozco que tengo poca paciencia para hobbits y compañía. Reconozco también que me encantó “Iron Man” (sobre todo por Robert Downey Jr), la primera entrega de X-Men o “Dark Knight”, y el otro día vi “Watchmen” en la tele y me gustó bastante. Pero las precuelas se han cargado la trilogía de Star Wars, que tenía ya un lugar en la historia del cine y JarJar Binks y compañía han hecho que desaparezca de los libros de honor. Nunca me creeré que George Lucas tuviese todas las historias en la cabeza cuando dirigió la primera. No es posible. “Matrix” (que es del 99) me sigue pareciendo una obra maestra, pero sus dos secuelas son lamentables. También he acabado cansado de las películas de temática “holística”, con historias paralelas que confluyen. “Traffic” era excelente, pero “Crash” (inmerecidamente premiada) y “Babel” apestaban. Sí, el mundo no es bonito pero de ahí a las constelaciones planetarias de casualidades, maldades y conspiraciones hay un gran trecho. Sobrevaloradas: “Lost in translation”, “Mar adentro”, “21 grams”, “The Hours” (y eso que la historia de Julianne Moore es una maravilla), “Children of Man”.

Ha sido saludable ver como directores ya mayores, muy asentados, seguían haciendo excelentes películas. Cualquier cosa que hagan siempre es mejor que la media, uno nunca se arrepiente de haber pagado el precio de la entrada. Clint Eastwood no hace película mala. Te gusten o no, todas son de gran altura, y se permite rodar casi todos los años. De su producción de la década me quedo con “Mystic river”. Lo mismo pasa con Soderbergh, siempre de fiar, tanto cuando hace comedias ligeras (Ocean’s Eleven es estupenda, pero no más secuelas, por favor) como cuando se mete en terrenos más complicados. Lo mismo pasa con Tim Burton. Con Ang Lee. Con Scorsese. Con Michael Haneke. Kaurismaki. Y con Almodóvar. Había escrito Woody Allen, y lo he borrado. Hasta “Deconstructing Harry”, su obra es mayuscula. El siglo XXI parece haberle secado la creatividad.

Han surgido directores nuevos a seguir: Wes Anderson (“The Royal Tennebaums”), David O. Russell (I Heart Huckabees) o Alexander Payne (“Sideways”), Todd Haynes (“Far from Heaven”).

Y paso a la lista. Enumero a continuación mis diez películas favoritas, sin orden particular, de la década recién terminada (tachán, tachán):

– “Election”, de Alexander Payne. Aquí hay trampa, porque es del 99. Pero era una de las que tenía en mente desde el principio. Tracy Flick, que es la pequeña Sarah Palin, está en el panteón de mis (anti) heroínas favoritas, junto a Tracy Turnblatt y Muriel Hislop.

– “Crouching tiger hidden dragon”, de Ang Lee. Mucho se dice de la belleza visual de “Avatar”. Diez años antes, “Tigre y Dragón” nos hacía volar por los aires y bailar sobre la copa de un bosque de bambúes.

– “Best in Show”, de Christopher Guest. El sueño americano, ridiculizado hasta la raíz. El mejor “Woody Allen” en mucho tiempo.

– “Caché”, de Michael Haneke. No se puede contar mejor, con más estilo o más morbo, las consecuencias que actos pasados pueden tener. La escena del suicidio todavía me da pesadillas.

– “Hable con ella”, de Pedro Almodóvar. A pesar de los toros, de Rosariyo, de la fiesta con Caetano Veloso y “celebrities” varias, a pesar de las citas a Pina Bausch que serían modernas en los 80 pero ya están más pasadas que nada. Es su mejor película. Complejísima y resuelta con un oficio increíble. Me vuelve loco la “set piece” del hombre menguante.

– “Big Fish”, de Tim Burton. He visto todas las películas de Burton, que siempre me ha gustado mucho a pesar de estar desde hace unos años enfrascado en una dinámica de reciclado de material ajeno y anterior. Big Fish es la excepción, una película en que lo imposible se vuelve real. Y Ewan MacGregor de mayor se parecerá a Albert Finney.

– “Zodiac”, de David Fincher. Es una de esas películas en las que parece que no pasa nada, y pasa de todo. No quería que se acabase nunca. Y me descubrió a Marc Ruffalo, que no es poco.

– “Das Leben der Anderen” (La vida de los otros), de Florian Henckel von Donnersmarck. La vi en una época en que trabajaba casi exclusivamente sobre Cuba, fui varias veces a la isla, … y comprobé que el régimen es mentira. Una mentira absoluta, que caerá como un castillo de naipes igual que cayó el comunismo en Europa. Me dieron ganas de llevarles una copia de la película a los oficiales del gobierno cubano capaces y aún jóvenes y con futuro. Al final no lo hice.

– “Ratatouille”, de Brad Bird y Jan Pinkava. Lo que pude llorar. Entre lo que me gusta cocinar y comer, lo perfecta que es la historia, lo bien desarrollados que están los caracteres, pocas películas me hicieron disfrutar como ésta en mucho tiempo. Si tuviese que elegir una sola de toda la década para poder volver a ver, elegiría ésta.

– “Eternal sunshine of the spotless mind”, de Michel Gondry. Podría estar en la lista de las “holísticas” que no me gustan, pero ésta va mucho más allá. Es como “Hable con ella”, puro encaje de bolillos. A pesar de Jim Carrey. También es cietro que Kate Winslet lo salva todo (“Revolutionary Road se queda muy cerca de este Top Ten, por cierto).

Bueno, y ahora los Oscars 2010. Me limito a las categorías principales. Escribo primero quien creo que va a ganar y luego quien me gustaría que ganase:

Mejor Película:
“Avatar”
“The Hurt Locker”

Mejor Director:
Kathryn Bigelow
Kathryn Bigelow

Mejor Actriz:
Sandra Bullock
Carey Mulligan

Mejor Actor:
Jeff Bridges (no he visto Crazy Heart)
Colin Firth

Mejor Guión Original:
Quentin Tarantino, por “Inglourious Basterds”
Mark Boal, por “The Hurt Locker”

Mejor Guión Adaptado:
Jason Reitman por “Up in the Air”
Nick Hornby por “An Education”

Mejor actriz secundaria:
Mo’nique
Mo’nique (la mejor interpretación del año)

Mejor actor secundario:
Christoph Waltz
Lo dejo desierto.

Anuncios

About this entry