Soul

Hace un tiempo, Polo comentaba en su Sensualista que a él lo que de verdad le gusta es la música negra. Y a pesar de que ya sabéis que me cuesta utilizar ese adjetivo para referirme a algo racial, no tengo más remedio que copiarle la frase. A mí la música que más me gusta es la música negra. Quizá “Soul” sea la única palabra que permita abarcar la casi totalidad del recorrido de la música negra, que va desde el gospel espiritual de los esclavos al hip hop y R&B de hoy, pasando por el jazz, el proto rock&roll, el funk, el reggae, el disco y tantas otras variedades. Porque no nos engañemos, todo empieza con los músicos negros, Gershwin, Elvis, Eminem sólo copian sus fórmulas y las adaptan para el gran mercado, es decir, el mercado blanco.

Desde que publiqué la entrada sobre Filadelfia (me dejo las “ph” para otro día) no he dejado de escuchar “The Sound of Philadelphia”, la canción de MFSB que colgué junto a las fotos y texto y precisamente esa canción me dio la idea de escribir esta entrada, pues fue sintonía durante años de uno de los programas más longevos, y más genuinamente americanos, de la historia de la televisión, Soul Train. Empezó en 1970 Chicago, de la mano de un tipo de nombre improbable, Don Cornelius, que atrajo a lo más granado de los músicos e intérpretes negros hasta su cierre, en 2005. Lo mejor del programa, “the hottest trip in America” lo llamaba Cornelius, era la línea de baile, donde bailarines del propio programa e invitados al mismo, daban sus pasos al son de la música del momento. Por favor, no perdáis comba de la música, los pasos de baile y los estilismos, empezando por la chaqueta del propio Cornelius, que sale al principio. Ya lo he escrito antes: yo quiero ser negro. Y llevar el pelo afro. Y sandalias de romano.

En YouTube hay un canal de Soul Train, así que os dejo explorar a vuestro aire y encontrar todo tipo de joyas. Si he elegido el vídeo que he colgado es sobre todo por la música de Curtis Mayfield, aunque se encuentra de todo, para todos los gustos. Antes había un vídeo con la participación de un Jermaine Stewart adolescente (formaba pareja de baile con Jody Watley), pero parece que lo han retirado, una pena. Si ya os ponéis a buscar entre las actuaciones musicales de artistas que pasaron por el programa se encuentra de todo, incluida una versión en directo de “Loving you” de Minnie Ripperton, una canción tan cursi como irresistible de una de mis “olvidadas” favoritas, cuyos gorgoritos harían palidecer a Mariah (morralla) Carey.

Michael Jackson era fan confeso de Soul Train y un asiduo, con sus hermanos, al programa, que emitía actuaciones en directo de artistas de color cuando casi nadie lo hacía. Ahora resulta casi imposible de creer, pero en los primeros años 80 MTV apenas programaba videos de artistas negros, con la excepción de los del propio Jackson. Es algo que muchos, con Prince a la cabeza, denunciaron repetidamente pero que solo encontró una solución gradual, lenta y paulatina, motivada por el éxito universal de los músicos de color. Afortunadamente, siempre estaba Soul Train, que tenía una audiencia tan blanca como negra, y que yo siempre asocio a mi admirada Tracy Turnblad, y eso que Tracy es hija de los 60 y no los 70.

Reconozco que una de las cosas que más me gusta de Washington DC es que es una ciudad de mayoría negra. En el mercadillo de Navidad de Georgetown, el barrio “bien” (y blanco) de la ciudad, había coros de niños muy blancos, de colegios privados muy caros, que cantaban, embutidos en sus Ralph Lauren, villancicos ingleses tradicionales con sus voces angelicales. Y sin embargo, en el centro de la ciudad, una brass band tocaba a diario canciones navideñas de otro cuño. Eran todos músicos afroamericanos y contaban con una cantante de edad considerable y gran tonelaje que dejaba a Aretha Franklin en mera aficionada. Yo me quedaba con la boca abierta. Aquí uno se encuentra a veces con músicos callejeros que en vez de hacer versiones –horrorosas- de Tracy Chapman o de Ella Baila Sola con guitarra española tocan y cantan piezas de puro Soul, originales o versiones, acompañados por ritmos electrónicos o un saxo, pero siempre con un ritmo contagioso y voces rotas pero perfectamente afinadas.

Estoy poco inspirado estos días, así que no me enrollo más. Os dejo con Maxwell, casi lo tenía olvidado, pero Theodore me lo ha recordado estos días atrás. En el 96 yo estaba loco por esta canción y Maxwell ganó con su primer álbum, en el que estaba incluida, el premio de Soul Train al mejor artista del Año. Larga vida al Soul.

Til The Cops Come Knockin
Uploaded by ice1906. – See the latest featured music videos.

Anuncios

About this entry