Pluma (ii)

Lo siento, he encontrado esto y no puedo dejar de compartirlo con vosotros.

Nigel Ficke, el tipo que sale en el vídeo es un australiano que se presentó al concurso “Mira quién baila” o semejante, en versión de su país, llamada “Electric Daisy Carnival”, título precioso que yo copiaría pero ya para un programa de TV, un blog o un álbum recopilatorio. El principio del vídeo es la audición original, en la que el maromo se plantó vestido con unos leggings metálicos y unas pegatinas con forma de manita dorada en las tetillas, chupando una piruleta. Y nada más. Ni se le entiende lo que dice, entre el acento y el chupeteo a la piruleta. Y el tío se pone a bailar. No sé decir si el pelo y el bigote son auténticos. Su audición lo ha convertido en una mini-celebridad en su país y los del programa le han hecho un vídeo montaje, que es lo que sale a partir del minuto 1:20 más o menos, con los disparos de arcoiris pélvicos (y más adelante, de pecho, en plan Afrodita A). La música es bestial, por cierto, mis queridos Daft Punk.

Sabéis que no suelo hacer este tipo de entradas, incluso cuando estoy con agrafia me enrollo como las persianas, pero no me he podido resistir. Por cierto, retiro lo de la pluma. Hoy he comido con el otro español gay de Washington DC. Bueno, el único otro que conozco. Qué pereza. Pluma de la mala. Dropeando nombres… de discotecas. Y al final me dice “bueno nos veremos mañana en lo de Fangoria, ¿no?” (Fangoria tocan aquí mañana, es el fin de semana del orgullo gay y los han invitado). A lo que he contestado: – “Pues no, vi actuar a Alaska hace poco”.
– “¿Ah sííííí? ¿Cuándo? ¿Dónde?”
– “En la Escuela de Caminos, junio de 1981”.

Lo sé, soy muy malo, pero es que me ha dado la comida.

Anuncios

About this entry